Cómo actuar si padeces síntomas leves de COVID-19

Empezar a notar síntomas como fiebre, dificultad respiratoria o tos pueden ser un aviso de que el coronavirus ha llegado a nuestro organismo. Es muy importante mantener la calma y saber cómo actuar para controlar la situación y ayudar también a las personas que conviven con nosotros.

Hoy compartimos con vosotros estas recomendaciones elaboradas por el Ministerio de Sanidad para sobrellevar la situación de la mejor manera posible y evitar el contagio a todas las personas que convivan con nosotros, en caso de sospechar ser positivo:

  • Deberás aislarte dentro de tu habitación, mejor si cuentas con un baño individual. Deberás mantener la puerta cerrada e ir abriendo la ventana para ventilar. Si no es posible aislarte de esta manera, tienes que mantener la distancia con el resto de personas de 2 metros y extremar la higiene. No compartir toallas, cubiertos, platos…
  • Asegúrate que dispones en todo momento de algún dispositivo móvil con el que poder ponerte en contacto con tus amigos y familiares. Este momento es difícil pero debes aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías para estar animado.
  • Los síntomas de la enfermedad COVID-19 suelen ser progresivos, pero si empiezas a sentir una sensación de falta de aire debes llamar al 112. Recuerda que cada comunidad autónoma ha habilitado diferentes teléfonos para llamar y gestionar los casos positivos de COVID-19.
  • En el caso de tener fiebre puedes tomar paracetamol para controlarla, siempre siguiendo las indicaciones que te dé tu médico de cabecera. Recurre a paños húmedos en la frente o duchas templadas para ayudar a controlar la temperatura de tu organismo. Recuerda beber agua de manera frecuente y, en la medida de lo posible, ir levantándote y moviéndote por la habitación.
  • Sigue con las medidas higiénicas básicas como lavarte las manos de manera frecuente y usar mascarilla.

Las Autoridades Sanitarias recomiendan seguir con el aislamiento durante mínimo 14 días después del inicio de los síntomas y siempre y que el cuadro clínico se haya resuelto.