NUTRICIÓN SALUDABLE

Una alimentación saludable consiste en ingerir una variedad de alimentos que te brinden aquellos nutrientes que necesitas para mantenerte sana, sentirte bien y tener energía. Estos nutrientes incluyen las proteínas, los carbohidratos, las grasas, el agua, las vitaminas y los minerales.

En nuestra dieta deben estar presentes todos los alimentos de los grupos de la pirámide alimentaria y disminuir, todo lo posible, los alimentos que te aportan más calorías que energía, como dulces, bollería, golosinas, fast food (comida rápida) y refrescos. Los nutrientes son los componentes de los alimentos que necesitamos para desarrollar nuestras funciones vitales y, en definitiva, para vivir. No los ingerimos directamente, ya que forman parte de los alimentos. 

Diferencias entre alimentación y nutrición

La alimentación, es un acto consciente, voluntario, educable y social por el cual proporcionamos a nuestro cuerpo los alimentos. Mientras que la nutrición, es un acto involuntario, inconsciente, que comprende los procesos fisiológicos de digestión, absorción, transporte, utilización y eliminación de los nutrientes.

Beneficios de una alimentación saludable

  • Mejora el rendimiento intelectual.
  • Nos proporciona defensas contra la enfermedad.
  • Nos ayuda a protegernos de algunos tipos de cáncer.
  • Nos previene de la osteoporosis (pérdida de masa ósea).
  • Contribuye a evitar enfermedades del corazón.

Sigue estos consejos, además, te ayudarán a no engordar y mantener un peso saludable:

  • Consume todos los días verduras, hortalizas, cereales, pan y fruta fresca.
  • Toma legumbres al menos 2 veces a la semana.
  • Toma aceite de oliva como principal grasa de la dieta. 
  • Una fuente de calcio como la leche, yogures o quesos bajos en grasa al día es imprescindible para favorecer la mineralización ósea y prevenir la osteoporosis.
  • Come pescado varias veces a la semana, blanco y azul.
  • No abuses de las carnes animales muy grasas. Escoge la carne magra (sin mucha grasa) y tómala 2 ó 3 veces a la semana. Consume carnes grasas (rojas, embutidos, tocino,…) ocasionalmente, solo alguna vez al mes.
  • Modera el consumo de dulces, pastelería, bollería industrial y de fast food.
  • Evita el consumo de alcohol. Éste, además de engordar, nos evita descansar debidamente y afecta a nuestro estado de ánimo.

Comienza el día con un buen desayuno, continúa con una comida ligera y termina con una cena sencilla, después de una merienda equilibrada.

Si sigues estos consejos en tu dieta diaria, junto con la práctica de deporte o ejercicio físico, al menos 30 minutos al día, tu salud, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Si lo que necesitas es una dieta específica para ti, en nuestra farmacia podemos asesorarte, no dudes en visitarnos.