Trucos para mantener los pies bonitos durante todo el verano

Si eres de los que entierran los zapatos cerrados de mayo a septiembre, y alarga todo lo posible la temporada de sandalias, te interesará leer esto. Los pies se lucen más que nunca pero también es la época más difícil para mantenerlos cuidados: la exposición solar, las superficies calientes como la arena, piedras o rocas, pueden dejar a nuestros pobres pies secos, ásperos y con los talones agrietados. A continuación te mostramos cómo protegerlos para mantenerlos perfectos durante toda la temporada:

1 – Exfolia al menos una vez a la semana

Esto ayudará a deshacerte de las células muertas de la superficie, haciendo que se vean y se sientan más suaves. Además, hará que la hidratación que apliquemos a continuación penetre mejor y por tanto sea más eficaz. 

2 – La gran piedra pómez

Es recomendable usar piedra pómez para suavizar las callosidades. Se utiliza frotando suavemente la epidermis dura y seca de los talones. El resultado no es inmediato, se debe realizar de dos a tres veces por semana para empezar a notar efectos.

3 – Hidratación 

Los talones en verano se secan porque están constantemente al aire libre y en contacto con el zapato, por lo tanto tienden a secarse más fácilmente que el resto del pie. El talón también está protegido por una piel más gruesa, lo que significa que es menos penetrable y requerirá un poco más de esfuerzo para retener la hidratación. Aplica una loción o aceite inmediatamente después de la ducha para retener la humedad que tus pies ya han absorbido. También puedes aplicar cremas hidratantes o mascarillas específicas durante toda la noche, con calcetines que ayuden a potenciar el efecto de la hidratación.

4 – No olvides la protección solar en los pies 

Mucha gente se olvida de aplicar un buen protector solar en los pies, craso error. La piel de los dedos también necesita protección y además, las uñas están hechas de proteínas y son tan vulnerables como la piel. Para eso están las cutículas, que sellan la humedad y protegen el crecimiento de nuevas uñas a medida que emergen de la base de la uña. El sol, el viento y la arena pueden secar las cutículas.

5 – Deja que las uñas respiren

Dado que las uñas son una parte viva de nuestro organismo, necesitan un descanso para «respirar» de vez en cuando, de modo que puedan continuar con patrones de crecimiento saludables y deshacerse de los residuos químicos. Dales a tus pies un descanso del esmalte de uñas una vez al mes durante unos días o una semana. Esto ayudará a prevenir la decoloración, especialmente si te gusta usar esmaltes de uñas de color oscuro, y mantener a la larga unas uñas de aspecto saludable y bonito.

6 – Cambia de calzado

Ni taconazo, ni zapato demasiado plano. Así como los tacones son perjudiciales para el puente del pie, también hay que evitar los zapatos de suela fina o con poco relleno, que pueden fomentar que los pies se agrieten al poner demasiada presión sobre la piel y no estar el peso bien compensado. Hay que combinar las sandalias con zapato cerrado y cómodo y, si fuera necesario, usar plantillas para compensar incorrecciones a la hora de apoyar el pie.